Rosa de los vientos ...


A Manu a veces le costaba caminar sola ... perdía concentración y olvidaba el sonido de la voz de Luis, su fuerza al sujetarla cuando le recordaba la seguridad que ella albergaba en su interior. Ella, sabía que uno no podía vivir sin una rosa de los vientos en el corazón pero los pensamientos la traicionaban ... no era capaz de dibujar la senda a su paso.
Era un atardecer precioso, el romper de las olas la inundaron y el mundo exterior parecía desaparecer ... se adentró en las dunas, subía y bajaba entre el pasto en busca de la duna más alta para discernir donde estaba el norte porque se sentía sola y esa angustia no la permitía disfrutar de tanta hermosura ... entonces ... paró, retrocedió sobre sus propios pasos y dejó que los últimos rayos de sol colorearan su piel ... se entregó a la luz que tan bien conocía, se emocionó recordando quien era, imaginó ... sonrió y dejó su mente volar!

Hay una frase de Goethe que dice ... la libertad es como la vida, sólo la merece quien sabe conquistarla todos los días! Ser uno mismo ... SER.


Comentarios

  1. Preciosa Historia y fantastica fotografia desprende una gran delicadeza

    Un saludo Mela

    ResponderEliminar
  2. Eso Mela: "ser uno mismo... SER".
    Besottes "rubia"

    ResponderEliminar
  3. Graaaaaaacias ... SER es lo primero!!! Muacc

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que te asomes a este rincón ... saber que a todos nos gustan las cosas que tocan el corazón! Gracias por recrearte un poquito conmigo ...

Entradas populares