El Rincón de Mela ...

Cuentan que el mejor de los viajes empieza cuando naces ... y por ello este Blog lo hace con el ánimo de regalar y compartir con cuantos viajáis conmigo por esta vida ... anécdotas, fotos, risas, ideas, viajes, cariño, experiencias, ilusión, sugerencias, "alma" e inspiración ... cualquier "cosita" que os haga sentir bien y suspirar de emoción! Os quiero!

viernes, 6 de noviembre de 2009

Azul petróleo ...

... para mi cuerpo! Hace unos días una buena amiga me pasaba un correo electrónico con el siguiente texto, es un poco largo pero seguro que arrancará alguna sonrisa porque al final, es de lo que se trata ... la vida misma, tiene mucha gracia!

Las mujeres somos víctimas de un complot urdido por mentes perversas que se reúnen en un lugar secreto y deciden lo que ellos llaman tendencias de moda. ¿Quienes son? ¿Cómo lo hacen?

Yo me imagino que llega Pco Rabanne y dice:
- "Veo que este año se va a llevar el azul petróleo"
y saltan a dúo Victorio y Lucchino:
- "Eso, eso! Y los jerséis sin mangas pero de cuello alto, y que se jodan!

¡Y date por jodida! Porque la moda no es una industria, es una secta dirigida por maricones! ... y de esos seres que nos odian ¿qué podemos esperar? si nos hacen ir con estos pantalones que se abrochan en rabadilla y nos hacen creer qu
e vamos bien (creo que lo hacen para que luzcamos esos ridículos tangas que tanto molestan).

O con esos otro pantalones de pata larga que van limpiando las aceras. ¿Ustedes saben lo que son las fashion victims? Son las mujeres que han caído en sus redes y ya no pueden escapar. Esas que cuando se acercan a un escaparate, oyen voces en su cabeza: " El poder de la moda te obliga", "el poder de Dior te gobierna".

Realmente, yo me dí cuenta del poder que tiene esta secta cuando intenté comprarme un vestido rojo. Parece fácil ¿verdad? Un vestido rojo. Pues no! Porque las tiendas están en el ajo! Son las representantes de Dior en la tierra. Y, claro, llego yo, y le digo a la dependienta:

- "Buscaba un vestido rojo" ... y me suelta:
- "¿Rojo? Este año no viene nada en rojo. Este año viene el azul petróleo"
- "¿Y eso rojo de ahí?"
- "Eso es la funda de extintor, pero si quieres te la saco"

¡Así comienzan las sectas: anulando tu voluntad! Porque, de repente, me veo diciendo: "Vale, sácame uno azul petróleo de la 38"

Y, en ese momento, la dependienta me mira como se mira un Fiat Panda desde un todoterreno:

- "¿La 38? Tú estarás entre la 40 y la 42"

Claro, yo la miré a ella como diciendo: "Y tú estarás entre gilipollas y tonta del culo". Pero le dije:

- "Perdona, yo soy una 38"
- "No, si ya. Pero es que este año viene la 38 ceñida, ¿sabes?"

Y es que ese es el segundo paso de la estrategia de la secta: disminuir tu autoestima para poder dominarte mejor. Ahí, dije yo:

- "Con ésto no me pillan. ¡Yo me pruebo la 38 aunque me la tenga que meter a rosca!" Y, claro, te miras al espejo y ves lo que ves. Una morcilla. Una morcilla azul petróleo.

Y digo yo: si en todo el mundo un metro es un metro y un kilo es un kilo, ¿por qué la talla 38 no es siempre la talla 38? Tú vas al Carrefour y la talla 38 se la puede poner King Africa y, sin embargo, te vas a Versace y la 38 no se la pone ni Melody.

Total, que hice lo que hacemos todas: llevármelo. Sí, porque pensé lo que pensamos todas: "Así me obligo a adelgazar". "Me obligo a adelgazar". ¿Seremos idiotas? A las dos semanas te estás obligando a regalárselo a tu sobrina. ¿Es como comprarte unos zapatos del 34 para obligarte a que te encoja el pie!

Pero es que ese es otro de los síntomas de que estás entrando en la secta: someterte voluntariamente al sufrimiento físico. Aunque, a veces, cuando todavía no estás abducida del todo, consigues tener un momento de lucidez y decir: "No me lo llevo". Y, entonces, esa enviada del mal, que es la dependienta, te de la frase definitiva:

- "Llévatelo, no seas boba, ¡que lo puedes devolver!"

¡Y lo compramos! Como lo puedes devolveeeeer ... eso es como comerte un trozo de moqueta: ¡como lo puedes devolver!

Así que volví a casa con mi vestido azul petróleo de la 38. Me lo pongo y le pregunto a mi marido:

- "¿Cómo me queda?
- "Pequeño"
- "¿Si? ¿Me marca mucho?
- "Te va a hacer llagas"

Ahí me dije: "Tere, modérate. Esta es otra prueba. La secta de la moda quiere que rompas lazos con tu entorno. ¡No van a poder conmigo!"

Me lancé a la calle y no paré hasta que encontré el único vestido rojo que quedaba en toda la ciudad. Cuando lo vi, dije: "¡Me lo compro! ¡Que le den a Paco Rabanne y que Victorio le dé a Lucchino. Ja!"

Y salí de la tienda triunfante, con mi vestido rojo. Pero la alegría me duró dos escaparates. Es algo que nos pasa a todas las mujeres. De repente, se te viene el mundo encima: "Coño, ¿y qué hago yo con un vestido rojo, si este año lo que se lleva es el azul petróleo?" Oye, que no puede pegar ojo en toda la noche. Tuve unas pesadillas (Estaba yo en una misa negra, atada de pies y manos, y los grandes gurús de la moda, rodeándome como en Poltergeist: "Tereeee ... veeeen hacia el glamouuuuuur)".

Total, que me desperté, empapada en sudor y dije: "¡Vale, está bien! ¡Me rindo!" Me unté entera con vaselina para que me entrara el traje, y me presenté en la boda de mi amiga Jessi, vestida de azul petróleo.

Cuando llegué a la iglesia, me encontré con que íbamos todas iguales ... allí había más azul petróleo que en una playa del Golfo Pérsico! Entonces es cuando honrarás a Victorio y Lucchino, no nombrarás a Chanel en vano y amarás a Dior sobre todas las cosas.

PD - ¿Alguien me puede explicar que coño es el color azul petróleo? Tardé siglos en comprender que las cosas pueden ser de color buganvilla, no me jodáis ahora con el petróleo, por favor! El petróleo es negro como los cojones de un grillo! (Y perdón por la expresión).

12 comentarios:

  1. Mela, preciosa, sos un sol. Mas tarde regreso a leer el post, pero queria decirte que me hacen muy bien tus palabras, tu calidéz, tu ternura...no es fácil que nos animemos a decir lo que sentimos, así por un impulso del alma y vos lo hacés y eso hace que sienta que sos muy especial. El mundo necesita ángeles como vos. Un abrazo fuerte y sostenido que dure toda la vida.

    ResponderEliminar
  2. Mira Anita ... el otro día me diste un disgusto con tu despedida, hoy una alegría, así que diviértete con este post pues en ocasiones hay que mofarse de la realidad y divertirnos! Pero eso sí ... que no nos falte nunca el impulso del alma! Nunca! Me ha llegado tu abrazo ... no ves que no te suelto? Muacc

    ResponderEliminar
  3. Cuanto mas conozco a las mujeres, mas me gusta ser un hombre. ¡Por dios, que complejidad!

    ResponderEliminar
  4. ¿Ridículos tangas que tanto molestan?. ¡Pero si desde la rueda, no hubo mejor invento que ese!

    ResponderEliminar
  5. Lo peor de todo esto, queridísima Mela, es reconocer que, en alguna ocasión, nos ha pasado a TODAS, y cuando digo a todas es a todas.

    Capitán, qué agradable sorpresa tu cambio de imagen... qué tendrán los tangas (o mejor dicho, qué no tendrán), que os gusta tanto...

    ResponderEliminar
  6. "Las mujeres somos víctimas de un complot urdido por mentes perversas que se reúnen en un lugar secreto y deciden lo que ellos llaman tendencias de moda. ¿Quienes son? ¿Cómo lo hacen?"


    pero y lo monas de la muerte que vais... y lo que nos gusta eso a nosotros los tios??


    saludos y un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Somos así de divinas chicos ... os aseguro que es divertido ser mujer, pese a todo ... no me extraña que os encanten los tangas! Un trocito de material sugestivo, sensual y que deja mucha piel con dosis de imaginación por los encantos que esconde!

    Anne, cómo imaginas a nuestros chicos con tanguita? Je, je ... son más monas las nuestras, o no? Seguiremos sintiéndonos sexys! Muacc

    ResponderEliminar
  8. Me troncho y me parto..que bueno...cuanta razon por dios, y este año el morao, que parece que estamos todos de semana santa..joer con lo que a mi me gusta y lo bien que me sienta..como el fucsia, aunque alguno que yo sé discuta que color es..
    Mil tangas me ponga antes que meterme un vestido a rosca..
    Me voy a la cama con una sonrisa en blanco "roto" ( que ya me diras tu tambien) por tu post.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Muy divertido tu post Carmen. Y gran verdad esa de la esclavitud de la moda. Pero me costaría mucho imaginarme a las mujeres sin el trajín de la moda, los escaparates... ¡¡¡las rebajas!!!
    En cuanto al efecto colateral que ha producido tu entrada (léase tangas) es el 2º gran invento de la humanidad. El 1º lo fué la minifalda de Santa Mary Quant.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja, es genial este texto, con ironía como me gustan las cosas, y con una realidad aplastante.
    Es cierto, estos dioses del glamour lo dominan todo, muchas veces he pensando que ellos no crean lo que a ellos les gustaría llevar, sino lo que nunca se pondrían por incómodo, estoy casi segura que disfrutan con una sonrisa malvada en cada creación. Yo hace algunos años que me negué al tanga, me gustaba mi culo con el corte que traía de serie, pues algunos días pensé que aquella tira tan fina cortaría mi cuerpo en dos mientras estaba sentada.
    Ahora soy de media braga y que se chinchen los dioses.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Mis niñas, Sylvia y YoSusan, qué divertidas sois! Ahora me tomaba yo un vinito con vosotras! Intuyo que tenemos muchas cosas en común y me fascina! Por ella, por la botella, por la más bella ... SALUD!

    ResponderEliminar
  12. Aaaaaah Chanclas, cuidado con el vocabulario que utilizas, una mujer lee REBAJAS y se rinde ante todo, literalmente enloquece ... pero aunque vas acertado en tu comentario, la verdad es que no podéis ni imaginar cuánto disfrutamos!

    No se cómo voy a "pagar" toda tu ayuda, HAS ACTUALIZADO MI BLOG! Eres INCREÍBLE! Tu seguidora FOREVER! Muacc

    ResponderEliminar

Me encanta que te asomes a este rincón ... saber que a todos nos gustan las cosas que tocan el corazón! Gracias por recrearte un poquito conmigo ...