All of me...

Había escrito muchas veces sobre el universo inverso... sobre el mapa astral de su espalda y sobre el desorden de planetas y estrellas fugaces y... sobre ese Norte que no se pierde incluso preso de vacío. 

Cuántas veces imaginó un aliento en la nuca al despertar que bailara entre su pelo un susurro... buenos días amor... y así, casi sin querer, la luz ganaba las horas al amanecer como la claridad a sus pensamientos... ni los lunares de su espalda, ni la mitad de su almohada le esperaban... pero ahí le encontró, cuidando de su piel y de su sueño.



Porque todavía quedamos cuatro románticos... continúo emborronando renglones.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Todo dulzura, imposible no enamorarme de ti.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que te asomes a este rincón ... saber que a todos nos gustan las cosas que tocan el corazón! Gracias por recrearte un poquito conmigo ...

Entradas populares