El Rincón de Mela ...

Cuentan que el mejor de los viajes empieza cuando naces ... y por ello este Blog lo hace con el ánimo de regalar y compartir con cuantos viajáis conmigo por esta vida ... anécdotas, fotos, risas, ideas, viajes, cariño, experiencias, ilusión, sugerencias, "alma" e inspiración ... cualquier "cosita" que os haga sentir bien y suspirar de emoción! Os quiero!

sábado, 16 de abril de 2011

Felicidad ...


Laura sale a jugar con el sol y le lanza una moneda al mapa de las ilusiones, de los sueños de pasarela ... con pequeños saltos va sobrevolando de continente en continente y tiro porque me toca!



Se hará mayor y como mujer aprenderá a encontrar la felicidad en las pequeñas cosas de la vida y mientras avanza susurrará al tiempo que la felicidad son "momentos" como cuando viaje a Roma y a la Fontana de Trevi lance aquella misma moneda envuelta de deseos.



Los momentos sumarán y aprenderá que la felicidad no se consigue entre las casillas de la ambición sino ... de emoción en emoción y tiro porque vivo! Y cuando por fin llegue a la recta final, comprenderá que en su recorrido de felicidad en felicidad, pese a las dificultades ... la felicidad sencillamente era una actitud, todo dependerá de su voluntad para conseguirla.



Y a mi sobrinita le pido ... y a Valva, y a Carolina, y a Mateo ... aunque ahora no lo entiendan que nunca dejen de SER ellos mismos y que vivan ... de día en día y tiro porque el último sea más intenso que el primero!


Felicidades chiquitines ... la vida es para vosotros!

martes, 12 de abril de 2011

Ilusión ...



Que tu mayor ilusión sea seguir teniendo ilusiones ... ellas empujan con fuerza hacia arriba, quieren volar ... quizá las retengas un instante pero VUELA CON ELLAS!


Hoy tengo una petición para tí que viniste a este "rincón" ... quiero que cierres los ojos y con el poder de la imaginación liberes una ilusión de esas pinzas, sólo una y que sea la tuya!

sábado, 9 de abril de 2011

El abrazo ...

A Manu le encantaba pasear por la playa en los atardeceres rojos, marcaba una senda recta hacia el sol y en su regreso caminaba sobre sus propias huellas que primero eran devoradas por la sombra que proyectaba ... mientras trataba de imaginar su silueta a contra-luz ... "mañana traeré mi cámara (se dijo) ... me quiero ver".


Hizo un alto para acariciar el Atlántico; recordó cuánto la gustaba siendo niña enterrarse en la orilla erguida como un faro, mirar con desafío al mar y susurrarle "no me comerás" ... algunas veces lanzaba un grito al viento, la emocionaba ver a su padre venir corriendo en su auxilio, ese ratito de ir en brazos rodeando su cuello y rematar el trayecto en un improvisado vuelo con los brazos extendidos ... uuaauuu ... Manu alzó la vista, el aire olía a salitre y el sol conquistaba su último baño del día, maravilloso reflejo ... como aquella tarde en la que Luis le descubriera el vuelo en su falda, cada vez que Luis la desprendía del suelo, Manu se adivinaba tan ligera ... ajena a cualquier pensamiento y delicadamente libre para sentir. Manu llegó unos minutos antes, las coordenadas de Luis eran siempre muy precisas pero como los nervios la hacían vivir en un constante laberinto, se pasaba más de la mitad del trayecto reclinando sus gafas de sol para comprobar todas las indicaciones. No le vió llegar, así que su abrazo fue por sorpresa ... cerraron los ojos, apretaron con ganas y se reconocieron en ese abrazo con fuerza, con entrega ... SOMOS!



Ya en la arena se descalzaron, primero Manu y luego Luis, avanzaron ... todo lo hacían al compás, eso a veces les provocaba la risa porque era descaradamente espontaneo. Manu no hablaba pero la paz habitaba en cada volante de su falda, Luis descansaba su mano izquierda sobre su cadera ... sus pasos se dibujaban justo en el límite entre la arena mojada y la seca, Manu sonreía contemplando sus pisadas y como su falda se enredaba entre las piernas de Luis; encontraron un sitio donde posar el tiempo y allí dejaron de percibir cuanto les rodeaba pero la luz estaba presente, tenía densidad.


Al rato, Manu se sentó sobre el regazo de Luis cubriéndole con su primavera ... "qué pasa, chaval ..." interrumpió el silencio sin saber muy bien a donde mirar; Luis sonrió mientras se zambullía en las profundidades de su iris buscando respuestas ... "yo no dejo de mirarte, ves mi cariño en la mirada, verdad Manu?" ... ella se relajó y echó todo el aire "ahora estás mucho más guapa, te crecen los ojos cuando te relajas conmigo" y Manu besó su frente ... se abrazaron y a los dos se les escapó un suspiro. El mismo.


Manu, sintió como alguien tocara su hombro, se giró sin prisa ... era Moses "Señora, llaman de la embajada". "Gracias Moses, diles que les devolveré la llamada un poquito más tarde ... Moses, qué día es hoy?". "Aún faltan dos semanas Señora para su viaje" ... Manu le devolvió un guiño. "Señora! Usted se ve muy guapa con esa falda ... parece la primavera" ... Manu le ofreció su mano y de seguido un abrazo "Moses, sólo dos semanas ... recuérdame que mañana traiga mi cámara, anda ve ... diles que enseguida llamo" ... y despidió a Moses con un cómplice gesto, acercó sus manitas a la cara y sonriendo ... emuló un pequeño aplauso!

miércoles, 6 de abril de 2011

Constancia ...

La vida perdería gran parte de su esencia si no nos quedara la elección de vivirla con dosis de aventura y esperanza … esa misma que dibujamos en sueños, esa que te hace sonreír de forma absurda porque cuesta mentalizarse que “todo eso bueno que imaginas” vaya a sucederte de verdad, o no?


Y llegan los abrazos, el cariño, voces en off que te dicen CREE EN TI, déjalo salir, quiérete, disfruuuuuuuta! Entonces, una mañana te levantas y decides ir habilitando el aparcamiento del miedo, donde vas estacionando en batería los temores para plantarles cara uno a uno.




Hoy pensé en mi niñez cuando me ponía en fila con mis tres hermanas y parecíamos los peldaños de una escalera … días de poderosa imaginación cuando el mundo de los adultos no tenía mucho sentido, existiendo Nunca Jamás; cuando parabas para recobrar aliento porque … “tonto el último”; cuando me miraba primero en los charcos para luego chapotearlos; cuando en los puestos ambulantes de la romería no me podía faltar mi manzana de caramelo, un trocito de coco y aquella cámara de juguete con el gusano loco de las sonrisas que colgaba del cuello, mientras los mayores posaban para mí haciéndose los sorprendidos … maravillosa ingenuidad!


La madrugada del domingo recibí una noticia … había sido la ganadora del Primer Concurso Fotográfico de la Semana de la Imagen en Santander y en lo que dura el “click” de un disparo, mi vida se hizo más dulce, más luminosa como cuando era niña … y brindé por mi constancia. No se si mis suelas aguantarán todo el camino pero SEGUIRÉ CREYENDO!


Hay días que una se siente más bonita por dentro … encontré una pradera plagadita de “dientes de león” aquellos que llamara “abuelitos” y me hice un gran ramo, luego soplé deseos y sus semillas comenzaron a elevarse … allí volaban el tuyo, y el tuyo, el tuyo también … gracias por todo vuestro incondicional apoyo! Lo que crees lo creas!